jump to navigation

Luz abril 12, 2007

Posted by Spender in Crónica de Marte.
trackback

No entres dócilmente en esa buena noche,
Que al final del día debería la vejez arder y delirar;
Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.

Dylan Thomas

El rojo nos deja ciegos cada mañana, cuando nuestros ojos de terrícolas malcriados despiertan y el resplandor de esta roca lanzada a la inmensidad choca directamente contra ellos. En ese momento me encanta pegarme a ti. Conozco tu rostro a la perfección. Coloco mi mano en tu mejilla y suavemente lo recorro, notando cada una de tus pecas, y sé como reacionan tus labios y tu respiración.

Y la dejo caer en tu cuello que acaricio poco a poco con mis dedos y que busco con mis labios. Ése es el momento que siempre eliges para abrazarme, para colocar mi cabeza en tu pecho desnudo y acariciarme el pelo.

Esta rutina es la que me mantiene vivo aquí. La que da sentido a este planeta inhóspito, este empezar de nuevo que nos hemos propuesto. Y sin ella, o más bien sin ti, poco o nada puede ocurrir que cambie el sentido de las cosas. Sólo hay un inconveniente: ya no hay manera de sobrevivir sin éste despertar rojo que me regalas.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: