jump to navigation

Tic tac tic… Crack!! agosto 13, 2006

Posted by Sr. William Stendahl in Crónica de Marte.
trackback

Aquí arriba el tiempo no funciona. No hay rutina, ni obligaciones, ni horarios establecidos. Todo eso lo dejamos en nuestro antiguo hogar. La sensación de no regirse por el paso de los minutos no era nueva, de vez en cuando conseguíamos escaparnos y dejar de mirar el reloj por unos días, pero nunca había durado tanto. Pensé que no conseguiría acostumbrarme.

Pero cuando me desperté hoy -no sé si por la mañana o al medio día o rozando ya la tarde- no sentí el impulso de mirar ningún enjendro mecánico que indicase el nombre de ese momento de mi vida. La falta de horas respiraba placidamente bajo mi cuerpo; el tiempo inexistente resbalaba sobre la piel de mi espalda, acariciandome despacio.

Cuando escapé de las redes de aquella placidez, salí afuera y enterré mi reloj bajo la tierra roja. Antes de volverme para observar el refugio que hemos encontrado, pisoteé el montón de tierra que quedaba a mis pies hasta que lo oí crujir. Luego me detuve y pensé que, tal vez, ahora que no tenemos que vivir presionados por el tiempo, consigamos que deje de escaparse entre nuestros dedos.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: